8 Razones por las que deberías odiar tu cumpleaños

Publicidad

A menudo todas las personas buscamos una sola y sencilla razón o pretexto para festejar cualquier cosa y, por ende, pasárnosla genial. El mayor pretexto de todos es, sin duda, cuando cumples años. ¿A quién demonios se le habrá ocurrido decir que eso es un motivo de festejo? Está bien, sí, cumples otro año de vida, etcétera, etcétera… Sin embargo, también con cada cumpleaños que celebras te vas dando cuenta que te estás volviendo viejito, que todo cambia y, en fin, otras tantas cosas.

Además de que a veces, si te hacen una fiesta, no resulta ser nada agradable, o tener que soportar las felicitaciones de mucha gente que te es indeseable, o tener muchas buenas expectativas de ese día y de esa nueva edad para a final de cuentas quedarte decepcionado. Sí, lo sé, suena muy amargado pero bueno… ¡Aquí te compartimos 8 buenas razones por las que deberías odiar tu cumpleaños!

Publicidad

1. La espera

La espera

Crédito: Upsocl

Cuando ya son las 12 de la noche y ves que nadie te ha felicitado a través de las redes sociales.

2. Lidiar con personas molestas

Lidiar con personas molestas

Crédito: Upsocl

En la escuela o en el trabajo nunca falta esa persona molesta que sabe que cumples años y lo grita a los cuatro vientos.

3. Vejez

Vejez

Crédito: Upsocl

¡Recuerda, te estás haciendo más viejo!

4. Felicitaciones indeseables

Felicitaciones indeseables

Crédito: Upsocl

Tener que soportar abrazos de personas que nomás no te caen bien…

5. Antisocial

Antisocial

Crédito: Upsocl

Es mejor siempre celebrarlo solo, sobre todo si eres un ser demasiado antisocial.

6. Muchas llamadas

Muchas llamadas

Crédito: Upsocl

Hay personas a las que les llaman tanto que, bueno, termina siendo un completo fastidio.

7. Las caras de tu cumpleaños

Las caras de tu cumpleaños

Crédito: Upsocl

Si no te la estás pasando bien, resulta horrible tener que fingir que todo marcha genial.

8. Los regalos

Los regalos

Crédito: Upsocl

A todos nos gustan los regalos, sí, lo que nos molesta es tener que andar dando gracias de todo, como si nos sintiéramos bendecidos.
Publicidad

¿Qué te pareció?