¿Por qué la cerveza de Bélgica es la mejor del mundo?

Publicidad

En Bélgica la cerveza forma parte de la identidad nacional. Es también una de las principales fuentes de ingreso para la economía. Actualmente existen alrededor de 180 cerveceras que producen más de 1,150 marcas originales de cervezas, entre artesanales e industriales. Curiosamente, no aparece en la lista de los primeros países donde más litros se beben por habitante.

 

Con un consumo promedio por persona de 147 litros anuales, el país más cervecero del mundo es República Checa, de acuerdo con un estudio de Kirin Brewery Company. Sin embargo, por volumen de consumo general, valorado en kilolitros, el país más consumidor es China, con 44,683 kilolitros. México se encuentra en la sexta posición con 6,419 kilolitros, lo que representa el 3.5% de las ventas globales de cerveza.

 

En Bélgica la mayor parte de las cervezas se embotellan. Pocas son las marcas que se enlatan. El vidrio suele ser en color verde oscuro para evitar los efectos negativos de la luz sobre la consistencia y el sabor de la bebida. Cada marca cervecera cuenta, además, con su propia copa, vaso o chalice. Es raro y encontrar a la gente bebiendo directamente de la botella.

 

La cultura cervecera está tan bien asentada que los consumidores entienden perfectamente las ventajas de servirla en copa o tarro, un ritual que a los no bautizados les puede parecer innecesario. Sin embargo, las ventajas son muchas y todas están relacionadas con la protección del sabor y consistencia de la cerveza.

 

El chalice, además, potencia el aroma de la cerveza que de ninguna manera se puede percibir en una botella convencional. Esto, desde luego, para aquellos que quieran vivir la experiencia cervecera más allá del embrutecimiento inmediato que buscan algunos bebedores.

Publicidad

1. La capital de la cerveza.

La capital de la cerveza.

Crédito: Travel + Leisure.

La región cervecera más importante de Bélgica está en Lovaina, a media hora de distancia de Bruselas. Esta ciudad, con un Casco Antiguo patrimonio de la humanidad, es la capital nacional de la cerveza. Su eslogan, “Leuven, the place to be (er)”, lo dice todo. Aquí se producen decenas de cervezas e incluso existe una “ruta cervecera” para los miles de turistas que la visitan.

2. Cómo beber cerveza.

Cómo beber cerveza.

Crédito: ISTOCK.

Entre los distintos tipos de copas para beber existen varios que sobresalen por su diseño e intencionalidad: la Stein, también conocida como jarra alemana; la Thistle, en forma de flor de cardo; la copa Flauta, diseñada para retener también las propiedades del champagne; el Tarro americano, robusto y de vidrio grueso; la Pilsner, altos y delgados para las cervezas ligeras; la Weizen, un vaso estrecho en la base que se redondea y ensancha en la parte superior, y el Chalice, una copa de boca regular, cuerpo ancho y un tallo de unos tres centímetros de largo para que el bebedor sostenga la copa y que la humedad de la mano no suba la temperatura del líquido.
javier.santana.mejias Tuesday 15th of May 2018 04:01:39 PM
Esta muy interesante el artículo, no deben faltar los juegos para acompañar esas cervezas!! Consulta algunos muy buenos aqui: https://www.juegosparabeber.info
Responder
Loading...
Ve más comentarios

3. Los orígenes.

Los orígenes.

Crédito: belgium.beertourism.com

La producción de cerveza en Bélgica se remonta a la época de las cruzadas, en el siglo XII. La cerveza se elaboraba en monasterios con permiso de la Iglesia Católica. En la era de La Peste, la cerveza se consideraba una bebida más sana que el agua, que era consumida directamente de los pozos y los ríos adonde iban a parar todos los desechos humanos.

4. Las principales marcas.

Las principales marcas.

Crédito: Getty Images.

Entre las cervezas belgas más importantes destacan la Bush Beer y la Chimoy en el segmento de las premium, y en el de las industrializadas está Stella Artois, de sabor más reconocible. Las primeras están entre las más fuertes de Bélgica por su alto contenido de alcohol. También destacan por su fuerte aroma y notas de nuez moscada. En el paladar dejan una sensación afrutada y amarga.

5. La variedad más exótica.

La variedad más exótica.

Crédito: LINDEMANS.

La kriek no es una marca, es una variedad de las tantas cervezas que se producen en Bruselas. Se trata de una lambic (con levaduras silvestres) fermentada con cerezas que le dan su toque agrio. Algunos cerveceros le agregan azúcar para volverla más amable al paladar. El resultado es un de color tinto muy elegante que, en combinación con las botellas estilo champagne, obligan a beberla despacio, solo después de estudiar su color y absorber sus aromas afrutados.

6. La cerveza de Abadía.

La cerveza de Abadía.

Crédito: Paul Wesley Griggs.

Una de las peculiaridades de la cerveza belga es esta variedad que no solo debe su nombre a su origen histórico sino a su proceso de doble fermentación tanto en los tanques de acero inoxidable como cuando el líquido ya se encuentra dentro de la botella misma. Esta cerveza por lo regular se hacía (o se hace aún) en monasterios siguiendo las antiguas técnicas de los monjes trapistas que, en plena era del Renacimiento, eran los encargados de embriagar a las poblaciones con este delicioso néctar.
Publicidad
Imagen de DevStaffRS
DevStaffRS 07/08/2017 0 visitas

¿Qué te pareció?