¡Declaran a las abejas el ser vivo más importante del planeta!

Publicidad

La abeja juega un papel importante en la biodiversidad, sólo la agricultura mundial depende en un 70% de ellas. 70 de cada 100 productos que consumimos dependen de la intervención de las abejas. Sin la polinización, las plantas no podrían reproducirse y de esta manera llegaría la extinción de especies de la fauna terrestre. Según una cita atribuida a Albert Einstein, "Si las abejas desaparecen, a los humanos les quedarían 4 años de vida".

El Instituto Earth Wathch acaba de declarar a las abejas como la especie más valiosa del mundo en el último debate de la Sociedad Geográfica Real de Londres y la razón por la que las abejas recibieron este título contrasta con su preocupante y rápida desaparición en todo el planeta, algo que los científicos no pueden explicar.

Según Rafael Ojeda (académico de la Facultad de Medicina, Veterinaria y Zootecnia de la UNAM) comenta que “A nivel mundial, se han registrado pérdidas del 50 y 80 % en distintas poblaciones de abejas. Creo que sí estamos hablando de crisis”, aseveró.

A continuación veremos algunas teorías que explican la desaparición de las abejas:

 

 

Publicidad

1. Insecticidas:

Insecticidas:
0
0 Votes

Crédito: ecoosfera

dos recientes estudios publicados en la revista Science señalan que el uso extendido de los insecticidas neonicotinoides han afectado de forma negativa a las colonias de abejas y abejorros. Estos pesticidas, introducidos a principios de los años noventa del siglo pasado, se han generalizado para el control de plagas en los cultivos de todo el mundo.

2. Productos químicos:

Productos químicos:
0
0 Votes
diversos estudios han demostrado que algunas sustancias pueden afectar al sentido de la orientación, la memoria o el metabolismo de las abejas.
Publicidad

3. Campos electromagnéticos:

Campos electromagnéticos:
0
0 Votes
las emisiones de postes eléctricos podrían confundir a las abejas.

4. Contaminación del aire:

Contaminación del aire:
0
0 Votes
reduce la potencia de los mensajes químicos que emiten las flores y a las abejas y otros insectos les cuesta más localizarlas, según un estudio de la revista Atmospheric Environment. Sería un círculo vicioso: si no encuentran las flores no comen bien, mientras que las flores no se reproducen al no polinizarse.