Descubre cuáles eran los empleos más terribles que tenían los niños hace algunos años.

Llegar a la libertad de crecer, estudiar, tener un hogar, jugar, etc., que tienen muchos de los niños hoy en el mundo, ha sido un largo camino y arduo trabajo de muchos que han luchado por el bienestar de los niños de todo el mundo, claro, todavía queda mucho que hacer, muchos niños que proteger y apoyar para que puedan vivir en condiciones dignas y reciban todo lo que por derecho merecen. Y a pesar de que hoy en día muchos niños viven en condiciones muy pobres, otros que diariamente son víctimas de diferentes tipos de abusos, hace algunos años era todavía mucho peor pues había muchos más niños que vivían desprotegidos, principalmente por alguna ley que les impidiera trabajar desde muy pequeños. Hoy existen leyes que protegen a muchos niños de trabajar antes de la mayoría de edad, pero antes esas leyes no existían y más niños tenían que desempeñar terribles trabajos que se les obligaban a hacer aunque pusieran su salud y su vida en peligro.

1. Los castrati.

Los castrati.
Estos eran niños cantantes que para conservar la agudez de su voz, eran castrados. Era común entre familias pobres que querían sacar dinero por medio de sus hijos.

2. Asistentes médicos.

Asistentes médicos.

Crédito: Taringa!

Existían niños huérfanos que trabajaban como asistentes médicos y sin protección alguna debían deshacerse de los deshechos médicos, miembros amputados, atender enfermos y limpiar.

3. Niños deshollinadores.

Niños deshollinadores.
Estos niños comenzaban a trabajar desde muy pequeños, pues su tamaño a corta edad les ayudaba a meterse a las chimeneas para limpiarlas, sin embargo, sufrían de enfermedades por los tóxicos a los que se les exponía, demás de la terrible condición de vida y pago terrible que recibían.

4. Cazadores de ratas.

Cazadores de ratas.

Crédito: ABC.

Durante la época victoriana las ratas eran una plaga así que los niños se dedicaban a cazar ratas porque se les pagaba por cada rata que cazaban y así podían ganar un poco de dinero, aunque se exponían a todas las enfermedades que los roedores transmitían.