Escenas de Disney que han sido las más crueles de la historia

Todos sabemos que las películas de Disney están enfocadas para toda la familia, pero aún así esconden esas que no cualquier persona podría soportar.
Imagen de Mitzi Arlene
Mitzi Arlene 15/05/2017 0 visitas

Disney nos ha traído películas por muchos años, películas animadas y también en live-action que han llenado de felicidad y sueños a muchos niños que diariamente se divierten y aprenden lindas lecciones de vida de todas las diferentes películas de Disney que existen hasta ahora.

Cuentos de hadas, finales felices, amor que triunfa, el mal que recibe su merecido, historias aptas para niños que les enseñan valores y también los hacen pasar un rato divertido acompañados de toda su familia.

Pero no todo en las películas Disney es miel sobre hojuelas, a pesar de ser películas infantiles tienen sus momentos feos, tristes y hasta crueles, esos que nunca te vas a olvidar porque hasta marcaron tu infancia. ¿Recuerdas estas crueles escenas de las películas Disney? Seguramente sí, pero todo final feliz debe tener por lo menos algo malo o no tan bueno, ¿cierto? O mejor dicho, ¿Cómo pudieron incluir estas terribles escenas en películas infantiles?

1. Monsters, Inc.

Crédito: Disney.

Durante esta escena Sully cree que Boo se convierte en un cubo de basura. ¿Por qué es cruel? Piénsalo bien, Sully de verdad cree que a Boo la trituran, la descuartizan y la hacen cachitos. Ouch.

2. Los Increíbles.

Crédito: Disney.

La anéctoda de las capas también es bastante perturbadora si lo piensas bien... Solo de imaginar cómo murieron todos esos superhéroes gracias a sus capas.

3. Toy Story 2.

Crédito: Disney.

La historia de cómo abandonaron a Jessie es muy cruel y triste y te pone a llorar a mares. ¿Cómo pudo ser tan cruel su dueña como para abandonarla así?

4. Cars.

Crédito: Disney.

¿Nadie se ha puesto a pensar que Mate vive en el cementerio de autos y que eso es como si una persona viviera en un cementerio de personas? Además él vive con restos de otros coches ahí mismo. Si lo piensas, es perturbador.