Estas fueron las primeras narcoseries en la tv y pioneras en el género

Publicidad

Las narcotelenovelas o narcoseries, tan exitosas actualmente, tuvieron su origen en Colombia, uno de los países que más ha experimentado en carne propia el horror de la violencia que esta actividad delincuencial trae consigo.

Aunque las series actuales cuentan con muchos recursos de producción y han evolucionado a tal grado que han llamado la atención de las productoras estadounidenses, las pioneras del género no las tuvieron todas consigo.

"Sin Tetas No Hay Paraíso" y "El Cártel de los Sapos", por ejemplo, se grabaron en Colombia con muy pocos recursos pues en esos años aún generaba incertidumbre la viabilidad de producir estas historias cuando la población deseaba olvidar esos años de terror que se vivieron con Pablo Escobar.

Sin embargo, el éxito de ambas fue rotundo, se convirtieron en producto de exportación y generaron tendencia en la televisión en español. Ahora, tanto TV Azteca como Univisión han decidido apostarle todos sus recursos a las narcoseries que, a pesar de lo saturado que tienen el mercado, siguen generando enormes ganancias en tiempos de crisis para las televisoras.

Publicidad

1. Sin Tetas No Hay Paraíso.

Sin Tetas No Hay Paraíso.

Crédito: Telemundo Latam.

Considerada como una de las pioneras del género de las narco telenovelas, cuenta la historia de una adolescente llamada Catalina, quien aburrida y cansada de la pobreza y de la escuela, decide involucrarse en el mundo de la prostitución bajo el resguardo de Yesica “La Diabla”, una enganchadora que le surte de mujeres a los narcos o traquetos. Sin embargo, Catalina tiene un problema: sus senos son demasiado pequeños y ningún hombre la quiere contratar, por lo que La Diabla la orilla a que se los opere. Tras el cambio de imagen, el dinero y el poder de mano de los traquetos le llega a Catalina a raudales, quien al involucrarse en ese mundo se ve obligada a hacer cosas de las cuales se arrepiente aunque ya no haya posibilidad de reparar sus errores.

2. El Cártel de los Sapos.

El Cártel de los Sapos.

Crédito: Cliver.

Adaptación de la novela de Andrés López López, basada en su propia experiencia dentro del cártel del Norte del Valle en Colombia. La serie aborda la iniciación de Martín, alias “Fresita” en el mundo de la mafia hasta su encumbramiento varios años después como un hombre poderoso y rico. Negociaciones entre capos y policías para pactar entregas, divisiones internas en los cárteles, las familias como “talón de Aquiles” de los capos, imposibilidad de abandonar el negocio (“serás narco toda tu vida”) son algunos de los temas que El Cártel tocó en sus varias temporadas desde 2008. Estrenada en la televisión colombiana en 2009 y co-produccida por 20th Century Fox, dio de que hablar por las fuentes que usó su equipo de guionistas para alimentar la trama. Las entrevistas que los guionistas les hicieron a narcotraficantes encarcelados o extraditados dieron pie a controversias pues la serie mostraba cómo los narcos seguían operando desde el interior de las cárceles.

3. El Patrón del Mal.

El Patrón del Mal.

Crédito: Telemundo 51.

“Todos sabemos lo que hizo, pero muy pocos han visto cómo lo hizo”. Era la frase publicitaria para la serie Pablo Escobar: el patrón del mal que comenzó sus transmisiones a principios de 2012. La serie narra la infancia del narco más famoso, inteligente y sanguinario que ha dado Colombia. El argumento sigue los pasos de Escobar durante su juventud (“Si de aquí a cinco años yo no tengo un millón de pesos en el bolsillo, me pego un tiro”), sus inicios como contrabandista de mercancías robadas (“¿A quién le estamos haciendo daño?, ¿al gobierno? Con todo lo que nos roban de impuestos…”), su apoderamiento de zonas y negocios (“Por eso es que no salen de pobres… por miedosos”), su encumbramiento en el mundo del narco, sus excentricidades, la construcción de su Disneylandia privado, la Hacienda Nápoles, con sus hoteles de lujo, campos de golf, albercas, lagos artificiales, plaza de toros, pistas de motocross y el zoológico con especies exóticas.

4. La Reina del Sur.

La Reina del Sur.

Crédito: Estilo DF.

Basada en la novela de Arturo Pérez Reverte publicada en 2002, "La Reina del Sur" fue primero un guión para cine que tanto Alejandro González Iñárrritu como Alfonso Cuarón se negaron a realizar. Después se habló de una película que sería co-producida por Estados Unidos y hablada en inglés y el proyecto ya no entusiasmo al novelista español. Finalmente, la historia se grabó en forma de serie para televisión co-producida por Telemundo y Antena 3. Inició transmisiones en 2011 y fue un fenómeno del raiting en Estados Unidos y España. La historia de la “cambiadora de dólares” de la calle Juárez de Culiacán que se involucra con un narco y luego tiene que huir a Melilla para salvar su vida y donde se convierte en una de las traficantes más poderosas de Europa, adolece de los mismos defectos de cualquier melodrama de la televisión mexicana. Un elenco mal seleccionado, diálogos torpes (esos supuestos giros norteños) y un lenguaje narrativo apenas funcional. La reina del sur tiene apenas la calidad visual de un videohome.

5. La Ruta Blanca.

La Ruta Blanca.

Crédito: Modulario.

Se trata de la primera producción de su tipo que fue grabada en México. En co-producción con Caracol-Colombia, la serie seguía cuatro líneas argumentales que a su vez se dividen en otras tantas. La mejor, sin duda, es la parte colombiana. Una mujer que junto con su familia debe abandonar su casa en un pueblo de la selva colombiana asediada por la guerrilla. La trama relata los nexos entre la guerrilla y los narcos. Aparecen los sembradíos de hoja de coca, los laboratorios en que es procesada y empacada para ser enviada a los contactos mexicanos. La serie muestra las duras condiciones en que sobreviven los desplazados por la guerra, la manera en que los pobladores rurales se involucran por necesidad económica en el cultivo de la hoja y la manera en que son asediados tanto por guerrilleros como por paramilitares.

6. El Señor de los Cielos.

El Señor de los Cielos.

En un principio se buscaba narrar la vida de Amado Carrillo Fuentes, apodado El Señor de los Cielos, por la flota de aviones que tenía para pasar droga a los Estados Unidos. Sin embargo, la telenovela tuvo tanto éxito que Telemundo decidió volverla serie y ampliar su trama a varias temporadas más. De estar inspirada en la vida de Carrillo, a los guionistas no les quedó más remedio que acudir a muchos elementos ficticios para mantener vivo a su personaje, incluyendo situaciones generales sobre la narcopolítica. Se trata de una las series que más ha roto récords de audiencia, tanto en Estados Unidos como en México, donde la serie se graba desde su primera temporada.

Publicidad
Imagen de DevStaffRS
DevStaffRS 08/08/2017 0 visitas

¿Qué te pareció?