Estos son los castigos más extremos que se ponen en las escuelas japonesas.

Publicidad

Japón, es un país soberano insular del este de Asia, que tiene a sus alrededores China, Corea del Norte, Corea del Sur y Rusia. Además, los caracteres que componen el nombre de Japón, significan ‘el origen del sol’, motivo por el cual este país es también conocido como la Tierra del Sol Naciente. Japón es desde hace ya mucho años una de las grandes potencias económicas mundiales y en la actualidad es la tercera mayor economía de acuerdo a su PIB. Es también, el segundo país con la menor tasa de homicidios, las mujeres japonesas tienen la segunda mayor esperanza de vida y según la ONU, el país presenta la tercera menor mortalidad infantil del mundo. Todo esto puede deberse tal vez al estilo de vida que llevan los japoneses, pero no solo eso, también son sumamente disciplinados y eso los hace destacar en otros rubros; profesionales, deportivos, académicos, tecnológicos, pero para poder llegar a triunfar de esa manera internacionalmente, los japoneses son víctimas de castigos muy extremos durante su educación para poder hacerlos tan disciplinados como los conocemos. Ni te imaginas todo lo que les hacen en las escuelas.

Publicidad

1. Posición seize.

Posición seize.
0
0 Votes

Crédito: Chilsana Sekai.

Este castigo consiste en que los alumnos se sientan en posición seize mientras el profesor le da golpes en la cabeza.

2. Oler axilas.

Oler axilas.
0
0 Votes

Crédito: Daily Mail.

Este castigo no es doloroso pero sí desagradable, consiste en hacer que los alumnos huelan las axilas sudadas de otros compañeros.
Publicidad

3. Apretón de cabeza.

Apretón de cabeza.
0
0 Votes

Crédito: Diddly Scoop.

Es bastante doloroso pero los maestros lo usan para disciplinar a los alumnos de modo que usan ambas manos, a veces con algunos objetos duros en las manos, y aprietan la cabeza del alumno hasta causar un dolor insoportable.

4. Batacazos.

Batacazos.
0
0 Votes

Crédito: Percu Blog.

Existe un tambor japonés llamado taiko y para tocarlo se usan unas batacas bastante gruesas que los profesores usan para golpear a los alumnos en las manos, cabeza y otras partes del cuerpo, incluso provocando graves moretones.