Anímate a conquistarla con poesía. Aquí los mejores 5 poemas de Amor. Con el #4 no hay fallas que diga que no!.

Publicidad

¿Qué es la poesía? Esa misma pregunta seguramente a todos se nos ha venido a la mente en algún momento de nuestras vidas. Y no porque no sepamos cuál es la respuesta, al contrario, creo que todo mundo sabe bien qué es la poesía, pero la mayoría de veces somos incapaces de definirla, porque nos cuesta mucho trabajo, así es el Arte, imposible de definir.

Se podría decir que algo similar ocurre con el amor: ¿Qué es? ¿Cómo expresarlo? ¿De qué modo puede explicarse? ¿Es posible manifestarlo sólo con palabras, con algún escrito? No en vano, el amor y la poesía se confunden bastante. Quizás por esta razón, cuando se está [email protected] se escriben cartas, se mandan correos, se desvelan enviándose mensajes con un tono diferente al que comúnmente utilizamos, tal vez buscando y queriendo decir de otra manera lo que casi siempre se explica mediante gestos, caricias y silencios.

Porque la poesía y el amor nunca pasan de moda, a continuación aquí les recomendamos 5 poemas para enamorar a la persona que tanto te gusta. ¡De ahora en adelante nadie los rechazará!

Publicidad

1. “Rima XXI” de Gustavo Adolfo Bécquer

“Rima XXI” de Gustavo Adolfo Bécquer
0
0 Votes
¿Qué es poesía? Dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía... eres tú.

2. “Poema 15” de Pablo Neruda

“Poema 15” de Pablo Neruda
0
0 Votes
Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca. Como todas las cosas están llenas de mi alma emerges de las cosas, llena del alma mía. Mariposa de sueño, te pareces a mi alma, y te pareces a la palabra melancolía. Me gustas cuando callas y estás como distante. Y estás como quejándote, mariposa en arrullo. Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza: déjame que me calle con el silencio tuyo. Déjame que te hable también con tu silencio claro como una lámpara, simple como un anillo. Eres como la noche, callada y constelada. Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo. Me gustas cuando callas porque estás como ausente. Distante y dolorosa como si hubieras muerto. Una palabra entonces, una sonrisa bastan. Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.
Publicidad

3. “Fábricas del amor” de Juan Gelman

“Fábricas del amor” de Juan Gelman
0
0 Votes
Y construí tu rostro. Con adivinaciones del amor, construía tu rostro en los lejanos patios de la infancia. Albañil con vergüenza, yo me oculté del mundo para tallar tu imagen, para darte la voz, para poner dulzura en tu saliva. Cuántas veces temblé apenas si cubierto por la luz del verano mientras te describía por mi sangre. Pura mía, estás hecha de cuántas estaciones y tu gracia desciende como cuántos crepúsculos. Cuántas de mis jornadas inventaron tus manos. Qué infinito de besos contra la soledad hunde tus pasos en el polvo. Yo te oficié, te recité por los caminos, escribí todos tus nombres al fondo de mi sombra, te hice un sitio en mi lecho, te amé, estela invisible, noche a noche. Así fue que cantaron los silencios. Años y años trabajé para hacerte antes de oír un solo sonido de tu alma.

4. “Ella” de Vicente Huidobro

“Ella” de Vicente Huidobro
0
0 Votes
Ella daba dos pasos hacia adelante daba dos pasos hacia atrás el primer paso decía buenos días señor el segundo paso decía buenos días señora y los otros decían cómo está la familia hoy es un día hermoso como una paloma en el cielo Ella llevaba una camisa ardiente ella tenía ojos de adormecedora de mares ella había escondido un sueño en un armario oscuro ella había encontrado un muerto en medio de su cabeza Cuando ella llegaba dejaba una parte más hermosa muy lejos cuando ella se iba algo se formaba en el horizonte para esperarla Sus miradas estaban heridas y sangraban sobre la colina tenía los senos abiertos y cantaba las tinieblas de su edad era hermosa como un cielo bajo una paloma Tenía una boca de acero y una bandera mortal dibujada entre los labios reía como el mar que siente carbones en su vientre como el mar cuando la luna se mira ahogarse como el mar que ha mordido todas las playas el mar que desborda y cae en el vacío en los tiempos de abundancia cuando las estrellas arrullan sobre nuestras cabezas antes que el viento norte abra sus ojos era hermosa en sus horizontes de huesos con su camisa ardiente y sus miradas de árbol fatigado como el cielo a caballo sobre las palomas.