¡Así es como cambia una pareja de su primer cita a la cita #21!

Publicidad

El inicio de una relación siempre es lindo, muchos más las primeras citas; todo debe ser perfecto, no dejamos de pensar en lo que el otro creerá de nosotros o si sentirá lo mismo, llegamos a ser tan paranoicos que hacemos cosas para cubrir algunas costumbres raras que tenemos o nos esforzamos de más para impresionar a esa otra persona y que caiga rendido a nuestro pies.

Pero una vez que la relación va a avanzando, la confianza también, lo que provoca un cambio significativo en algunas situaciones comúnes en la relación. No quiere decir que se caiga en una costumbre o rutina, simplemente que después de conocer a la otra persona y saber que todo va bien en la relación, nos sentimos más cómodos con cosas en las que tal vez antes nos hacían pensar de más.

Los rituales para ir a una cita con esa persona especial van cambiando con el tiempo según la confianza y el grado de comodidad que te inspira esa persona, y eso es precisamente lo que reflejan estas ilustraciones desde la 1º cita, hasta la cita número 21.

Publicidad

1. 1 Hora antes de la cita.

1 Hora antes de la cita.
Primera cita: Haces unas cuantas abdominales de último minuto para que parezca que tienes músculos. Vigésima primera cita: Siesta.

2. 30 Minutos antes de la cita.

30 Minutos antes de la cita.
Primera cita: Baño, secar y peinar tu cabello. Vigésima primera cita: Despiertas de la siesta y sonar tu nariz con el papel de baño que tienes junto a la cama.

3. 5 Minutos antes de la cita.

5 Minutos antes de la cita.
Primera cita: Te pones el bra divertido y sexy que tienes. Vigésima primera cita: Te pones el bra cómodo, color carne que compraste con tu mamá.

4. En el bar.

En el bar.
Primera cita: Ordenas una cerveza porque eres accesible y con los pies en la Tierra. Vigésima primera cita: Ordenar un vodka y refresco porque la cerveza sabe estúpida, no estás tratando de beber miles de calorías esa noche y hey, si te emborrachas y dices tonterías, los dos se reirán mañana.

5. Primer trago.

Primer trago.
Primera cita: Le dices tu única historia interesante. Vigésima primera cita: Le dices la misma historia por quinta vez.

6. Segundo trago.

Segundo trago.
Primera cita: Oh, ¿esa cicatriz? Es por haber ido en una caminata durante mi semestre en África. Vigésima primera cita: Oh, ¿esa cicatriz? Es de cuando tuve una verruga y el doctor trató de congelarla pero no funcionó así que volvió a salir como una superverruga, y entonces tuvieron que cortar ese montón de piel de mi mano. Sí, muy asqueroso ¿no?

7. Mientras él va al baño.

Mientras él va al baño.
Primera cita: Revisas tu email rápidamente y luego mensajeas frenéticamente a tus amigos sobre cómo va tu cita. Vigésima primera cita: Cargas algunos tweets y sigues leyéndolos incluso después de que él vuelve a la mesa.

8. En el sofá.

En el sofá.
Primera cita: Coquetear más y más agresivamente hasta que alguien es lo suficientemente valiente para comenzar a besarse. Vigésima primera cita: Tener una gran y larga charla que consiste en los sonidos más raros que pueden hacer con sus bocas.

9. De vuelta en casa.

De vuelta en casa.
Primera cita: Corres primero adentro para poder esconder esa caja de galletas muy dentro en la basura, tus tabletas preventivas, tu papel para sonarte la nariz y haces popó muy rápido antes de que él entre. Vigésima primera cita: Cambias tu tampón frente a él.

10. Sexo.

Sexo.
Primera cita: Imitas lo que crees que una persona normal y atractiva sería al tener un orgasmo. Vigésima primera cita: De hecho sí lo disfrutas.

11. Cuando él se va a la mañana siguiente.

Cuando él se va a la mañana siguiente.
Primera cita: Observas las fotos de Facebook de él porque no pudiste observarlo mientras estaba en tu habitación sin ser obvia y rara sobre observarlo, así que ahora es tu oportunidad. Vigésima primera cita: Continúas durmiendo.
Publicidad

¿Qué te pareció?