Extraños comportamientos que tienen todos los gatos que al fin son explicadas

Los gatos pueden parecer muy raros a veces pero en verdad tienen sus razones.
Imagen de Mitzi Arlene
Mitzi Arlene 26/02/2016 0 visitas

Los gatos son animales hermosos y misteriosos, esta última puede ser la razón por la cual no le gustan los gatos a mucha gente. Los gatos son difíciles de descifrar y tienen un comportamiento un tanto más complicado que el de los perros, son criaturas interesantes y elegantes pero no toda la gente sabe cómo tratar y tener a un gato de mascota sin morir en el intento.

Estos bellos felinos tienen comportamientos muy diferentes a los perros, que si nunca has tenido un gato, podría asustarte un poco pero esos son comportamientos perfectamente normales para ellos.

En este post te vamos a explicar el porqué de algunas cosas que te pueden resultar extrañas cuando tu gato lo hace o que simplemente no te encuentras una explicación de algunos gestos o comportamientos.

Puede que con estos datos se disipen muchas de tus dudas y puedas comprender a tu gato y tratarlo ya sin miedo porque no está tratando de lanzarte un conjuro o hipnotizarte, los gatos son perfectas y cariñosas mascotas igual que los perros.

1. Te miran fijamente.

Te miran fijamente.

Crédito: Experto Animal.

No tratan de hipnotizarte o juzgarte, simplemente es una manera de comunicación para ellos. Lo hacen para pedirte comida, agua o tu atención... aunque con muy poca sutilidad.

2. Cierran los ojos con fuerza.

Cierran los ojos con fuerza.

Crédito: Notigatos.

A diferencia de querer hipnotizarte, esto significa que tu gatito se siente feliz, relajado, contento.

3. Te maulla.

Te maulla.

Crédito: Mis Animales.

Es su forma de "hablar" contigo, básicamente. Ellos no hacen esos tipos de maullidos con otros gatos, los "miaus" son respuestas a cualquier cosa que tú le digas. Sí, te contestan a todo lo que les dices, no son maullidos al azar.

4. Desenrollan el papel higiénico.

Desenrollan el papel higiénico.

Crédito: Pinterest.

Esto es porque están divertidos y les encanta tener el control de su entorno, por lo que cuando desenrollan el papel se sienten más divertidos porque está en su control el girar y girar del papel. Y una vez que tú te percatas de ello y lo regañas por hacerlo, ellos se sienten aún más satisfechos.