10 Hábitos terribles que todos hacemos pero no admitimos.

Publicidad

Los seres humanos aún somos indescifrables, hay tantas culturas, tradiciones, idiomas, formas de ser, que es imposible saber con certeza cómo somos cada uno de nosotros en específico. Siempre habrá algo diferente en cada persona, como dice el dicho: cada cabeza es un mundo. Incluso entre nosotros mismos no nos comprendemos, es díficil saber porqué hacemos las cosas que hacemos aunque eso no quiere decir que algunas de las atrocidades que hace el ser humano tengan justificaciones.

Y existen malos hábitos que aún sabiendo que son malos hábitos, los hacemos, sin importar cómo o qué, así somos los seres humanos, hacemos cosas que sabemos que no deberíamos hacer pero somos lo suficientemente flojos como para no hacerlo como se debería. Y a pesar de que actuamos de esta manera, jamás vamos a admitirlo porque son hábitos malos y algunos vergonzosos.

Hoy te los vamos a enlistar y seguramente te sentirás identificado con unos cuantos de esas cosas que siempre hacemos, esos malos hábitos y acciones vergonzosas, pero que jamás estarás dispuesto a admitir frente a nadie más.

Publicidad

1. Nuevo árbol.

Nuevo árbol.

Crédito: La Folka.

Se te olvidan las verduras en alguna parte y se quedan tanto tiempo ahí que comienzan a crecer plantas.

2. Técnica de doblado de ropa.

Técnica de doblado de ropa.

Crédito: La Foka.

Doblar la topa limpia es una lata, y esto es lo más cercano que llegas a ordenarla.

3. Entrevista en línea.

Entrevista en línea.

Crédito: Ontroi.

¿Para qué molestarte en vestirte la parte que no verán por la cámara?

4. Se terminó la batería.

Se terminó la batería.

Crédito: Upsocl.

Ser tan perezoso para levantarte por el cargador de la laptop que terminas viendo Netflix en la diminuta pantalla de tu celular.

5. Reciclado de servilletas.

Reciclado de servilletas.

Crédito: Izismile.

Comprar servilletas es mucho esfuerzo, mejor conservas las que vienen con la comida a domicilio.

6. El cajón del desastre.

El cajón del desastre.

Crédito: Taringa.

Ese compartimiento en donde metes de todo y ni siquiera te molestas en saber qué más metes ahí dentro.

7. El rollo de papel.

El rollo de papel.

Crédito: Que Pasa Salta.

No importa qué tanto vallas al baño, si se terminó el papel puede que lo más que hagas sea poner el otro encima pero no meterlo en el tubito.

8. Hacerte el dormido.

Hacerte el dormido.

Pones tu mochila en el asiento de junto para que nadie se siente junto a ti y te haces el dormido para que nadie te pregunte.

9. Por si lo vuelvo a usar.

Por si lo vuelvo a usar.

Crédito: Buho Viral.

Dejas los cubiertos en la orillita por si vuelves a usarlos y así no tener que lavarlos dos veces.

10. Demasiado tiempo en el baño.

Demasiado tiempo en el baño.

Crédito: Watson.

Así se ven tus piernas después de haber jugado tanto tiempo con tu celular mientras ibas al baños.

Publicidad

¿Qué te pareció?