Cosas normales en México que en otros países son muy mal vistas

En México, estas señas, comportamientos o hábitos son de lo más normal, sin embargo, en otros países pueden ser faltas de respeto muy graves.
Imagen de Mitzi Arlene
Mitzi Arlene 21/06/2016 0 visitas

En el mundo hay una gran diversidad de razas, animales, plantas y formas de pensar, eso hace de nuestro mundo algo más interesante y variado. Todos en este planeta podemos aprender un poco de cada cultura porque son muy diferentes las tradiciones y costumbres de país a país e incluso dentro de un mismo país, de ciudad a ciudad. 

Hay tanto que sería imposible conocer todo en una sola vida pero siempre es interesante adentrarnos un poco en otras culturas y tradiciones para ver las cosas desde una perspectiva diferente y aprender un poco de aquellas costumbres y también, desde otro punto de vista, de nosotros mismos. 

En este caso veremos algunas situaciones que suceden en México y que para nosotros los mexicanos son las cosas más normales del mundo, es algo que vemos a diario y hacemos comúnmente pero que en otros países no se hace y hasta es muy raro cuando las ven en nuestro país porque no están acostumbrados a ciertas conductas mexicanas

Algunas de estas cosas son graciosas pero tienen su razón de ser. ¿Tú qué opinas?

1. Hacer el signo de paz invertido.

Hacer el signo de paz invertido.

Crédito: Videismo.

Hacer esta señal (con la palma hacia ti) es algo realmente ofensivo en Reino Unido.

2. Regalar una docena de rosas.

Regalar una docena de rosas.

Crédito: Videismo.

En Rusia solo se recibe este regalo en un funeral, así que es visto como si le desearas la muerte a alguien si las regalas en una ocasión diferente.

3. Llegar tarde.

Llegar tarde.

Crédito: Videismo.

En México es pan de todos los días pero en Alemania es la mayor falta de respeto que puedes hacer.

4. Una palmadita en la cabeza.

Una palmadita en la cabeza.

Crédito: Videismo.

En México puede ser como un cariñito pero para los budistas es una ofensa enorme pues ellos creen que el espíritu vive en esa parte de la cabeza.