Cosas que hacías en la primaria y tal vez no las recuerdes, ¡La #10 es la mejor!

Publicidad

La mayoría de la gente hemos pasado por esa etapa tan bonita donde todo es inocencia, alegría, juegos, amigos y convivencias sanas y divertidas, así es, hablo de la etapa de la primaria. Sin duda el que fue a una primaria pública en México por aquello de los 90´s, sabe de lo bonito y divertido que fue pertenecer a esa generación donde no existían los celulares, tablets, tantos videojuegos como ahora, u otros aparatos que en este tiempo le quitan lo divertido a lo que en su tiempo eran las primarias, con juegos tan básicos y tradicionales como el trompo, las "traes", el "avioncito", las escondidas o inclusive los tazos, las cartitas de colección, jugar futbol con una botella, etc. Esto era la verdadera diversión que un niño de 7 años podía tener en su infancia.

Publicidad

1. Jugabas fútbol en el recreo con un bote, pelota o lo que encontraras a la mano

Jugabas fútbol en el recreo con un bote, pelota o lo que encontraras a la mano
Sin duda el jugar fútbol en la primaria era algo maravilloso, ya que en el recreo se armaban las "retas" y se jugaba con lo que estaba al alcance o le pidieran al profesor de educación física. Al regresar al salón, las niñas no aguantaban el olor a sudor de los niños y esto generaba discusiones sanas entre ambos sexos.

2. El día de reyes, llevabas tu juguete de navidad que te había dejado el niñito Dios

El día de reyes, llevabas tu juguete de navidad que te había dejado el niñito Dios
Siempre regresando a clases el 6 o 7 de enero, el primer día te dejaban llevar algún juguete que en navidad o reyes magos habías recibido. Eso era realmente grandioso porque disfrutábamos tanto ese día que se nos habían olvidado hasta las tablas de sumar. El problema venía cuando a tu peor enemigo o el que te caía mal, le regalaban un juguete mejor que el tuyo, eso dolía más que una cachetada. :(

3. Comprabas papitas, duritos o dulces afuera de la primaria

Comprabas papitas, duritos o dulces afuera de la primaria
Siempre que salías de la escuela, te daban unas intensas ganas de comer, y lo primero que veías era al vendedor/a de "chucherias" ese que vende papitas, duritos, salchichas, dulces, nieves, etc. inclusive llegaban a vender pequeños juguetes que a todo niño le emocionaban. Era sin duda la mejor recompensa después de un día lleno de estudio.

4. Esquivabas el borrador o cualquier objeto que te lanzara la maestra por platicón

Esquivabas el borrador o cualquier objeto que te lanzara la maestra por platicón
No todas las maestras eran malas, había algunas que te consentían y te hacían sentir bien con tus estrellitas en la frente o tu "Felicidades" en tus notas. Sin embargo, también existían las maestras regañonas, aquellas pesadillas para ti. Apuesto que a más de uno le lanzaron algún día el borrador o lo pasaron al frente y le dieron un coscorrón en la cabeza por platicón o porque no se sabía la respuesta a la pregunta que le hacia la maestra.

5. Coleccionabas los álbum de Dragon Ball o cualquiera que estuviera de moda

Coleccionabas los álbum de Dragon Ball o cualquiera que estuviera de moda
Coleccionar las estampitas, intercambiar con tus amigos las repetidas o incluso poner en juego en un duelo de rayuelita esas estampas que tanto deseabas, era sin duda, una experiencia inigualable, te sentías como gente grande armando un negocio y si tenías llena una página del álbum querías presumir a todos esa parte, pero cuando llenabas por completo el álbum eras considerado un "Dios" porque era casi imposible hacerlo.

6. Jugabas "picotazo" con el trompo

Jugabas "picotazo" con el trompo
En la mayoría de las primarias, enfrente siempre se encontraba una papelería, lugar donde se originaban estos trompos. Al salir se armaban los grupos para observar una competencia de trompos, el ganador sería el que destrozara o abriera el trompo del contrincante, algo que solo podías lograr con el típico picotazo. Si lograbas ser el ganador, tenías muchos seguidores y todos querían estar de tu lado.

7. Corrías para que no te alcanzaran los de 6to o 5to

Corrías para que no te alcanzaran los de 6to o 5to
En todas las primarias existía ese temor de los alumnos más chicos hacia los de 6to o 5to grado. Era sin duda un desborde de adrenalina el correr y pararse a lado de algún profesor o de dirección ara que estos te dejaran en paz. Pero una vez que tu crecías y avanzabas a 6to grado, te sentías superior y te burlabas de aquellos momentos donde temías de unos cuantos años más.

8. Llegaste a comprar barajas de Yu-hi-oh y jugaste duelos dentro de la escuela

Llegaste a comprar barajas de Yu-hi-oh y jugaste duelos dentro de la escuela
Muchos de ustedes llegaron a comprar barajas de Yu-hi-Oh en la papelería de enfrente de la escuela o en algún otro lugar y hacían duelos dentro del salón o en el recreo. Sin embargo, creo que muchos no entendían la dinámica del juego y simplemente se enfocaban en coleccionar la mayor cantidad de cartas, y esto lo lograban jugando rayuelita y tumbando las cartitas deseadas.

9. ¡Llevabas un libro más grande que tu mochila!

¡Llevabas un libro más grande que tu mochila!
Este libro era el causante de dolores de cabeza de niños y madres, ya que no cabía en la pequeña mochila que pretendías llevar, tenías que doblarlo de manera en que quedara acomodado dentro de tu mochila. Y al final todos sabemos que, si acaso lo llegamos a utilizar 1 o 2 veces, pero eso sí te hacían cargarlo por semanas.

10. Jugabas tazos y los coleccionabas

Jugabas tazos y los coleccionabas
Y por último y no menos importante, ¡los tazos! algo que a la fecha se ha ido perdiendo, ya los niños no juegan a los tazos, ya no conocen la sensación de dar el manotazo y golpear contra el asfalto por un mal tiro, o perder el tan anhelado tazo que buscabas. Jugar tazos era un ritual diario en todas las primarias y fuera de ellas, que aunque en algunas te castigaban y te los quitaban los maestros porque no estaba permitido, en otras puedo apostar a que hasta los maestros les dio ganas de jugar.
Publicidad
Imagen de administrador
administrador 13/01/2016 0 visitas

¿Qué te pareció?