Los miedos de la infancia vs los miedos de un adulto.

Publicidad

Mientras somos niños y vamos viviendo diferentes experiencias, situaciones y etapas de la vida, vamos conociendo ciertas cosas que nos matan de miedo o que son situaciones nada agradables para nosotros. Desde los miedos a los payasos hasta el miedo a la oscuridad. Sin embargo, mientras más crecemos vamos superando esos miedos o aprendiendo a vivir con ellos, siguen estando ahí pero aprendemos a controlar el miedo que sentimos.

Aunque, también es probable que muchos de esos miedos de niños desaparezcan y entonces vengan nuevos miedos de ser adulto que pueden ser peores. Pero también vamos aprendiendo en el camino cómo vencerlos o controlarlos.

En esta ocasión vamos a recordarte un poco de esos miedos de la infancia y compararlos con los de la vida adulta, que pueden ser muy similares o de plano estar en extremos opuestos, pero no te preocupes que no vamos a asutarte, los abordaremos de manera cómica con algunas ilustraciones que detrás de la broma y el humor, tienen mucho de cierto en lo que fueron los miedos de tu infancia y los que tienes ahora como adulto.

Publicidad

1. Payasos.

Payasos.

Crédito: Merc Works.

Esos siguen siendo los mismos de niños que de adultos.

2. Doctores y cuentas médicas.

Doctores y cuentas médicas.

Crédito: Merc Works.

Las cuentas médicas son más terroríficas.

3. Pesadillas y sueños no logrados.

Pesadillas y sueños no logrados.

Crédito: Merc Works.

Las pesadillas terminan siendo mínimas y nada importantes.

4. Monstruos y niños.

Monstruos y niños.

Crédito: Merc Works.

Los seres imaginarios no son tan aterradores como los niños.

5. Extraños y ansiedad social.

Extraños y ansiedad social.

Crédito: Merc Works.

Es lo mismo pero en diferentes niveles.

6. Cortes de cabello y malos cortes de cabello.

Cortes de cabello y malos cortes de cabello.

Crédito: Merc Works.

Es mejor no cortarse el cabello.

7. Perderse y estar perdido.

Perderse y estar perdido.

Crédito: Merc Works.

Es peor estar perdido.
Publicidad

¿Qué te pareció?