12 Ocasiones en que el zoológico se salió de control

Publicidad

 

¿Quién no hemos disfrutado al millón la experiencia de ir al zoológico? Sobre todo cuando somos niños, es sin duda un evento que no olvidamos en mucho tiempo. Hablamos todo el tiempo de las cosas, animales, y aventuras que quedarán en nuestra mente y en nuestros dibujos por mucho tiempo.

 

Sin embrago, ¿qué pasa cuando no todo es lo que te imaginas? Cuando, los animales y las circunstancias se salen de control, y parece que todo confabula para que el día en el zoológico no sea precisamente una experiencia recreativa y familiar… Hay de dos, que la experiencia, con el tiempo, se vuelva aún más épica que si haya sido un día normal. O bien, que quedes traumado/a por el resto de ti vida y no quieras volver a ver ni en pintura a cualquiera de los animales que confabularon en tu contra, mucho menos volver a visitar un zoológico.

Yo optaría mejor por la primera opción, pero bueno, sólo es un suponer. Po el momento no nos queda más que reírnos de lo que han sufrido otros, a los que la ida al zoológico ha sido una verdadera aventura

Publicidad

1. De esas veces en que tú esperas ver un asombroso animal, pero sólo hay un taladro

De esas veces en que tú esperas ver un asombroso animal, pero sólo hay un taladro

Crédito: fantastico

2. Cuando hasta el orangután te hace señas obscenas

Cuando hasta el orangután te hace señas obscenas

Crédito: fantástico

3. Cuando la ida al zoológico se vuelve una lección de sexualidad

Cuando la ida al zoológico se vuelve una lección de sexualidad

Crédito: fantástico

4. Siempre quisiste alimentar a los animales del zoológico, pero nunca te hablaron de que tú serías el alimento

Siempre quisiste alimentar a los animales del zoológico, pero nunca te hablaron de que tú serías el alimento

Crédito: fantástico

5. Cuando el gato te da su mejor cara

Cuando el gato te da su mejor cara

Crédito: fantástico

6. "¡Miren, humanos! veamos si lloran"

"¡Miren, humanos! veamos si lloran"

Crédito: fantástico

Cuando se invierten los papeles

7. Ya no hay respeto por la intimidad de los camellos

Ya no hay respeto por la intimidad de los camellos

Crédito: fantástico

10. Cuando aprendes autoexploración de quien menos lo esperabas

Cuando aprendes autoexploración de quien menos lo esperabas

Crédito: fantástico

11. Cuando hasta el gorila te la mienta... igual y sí caes muy gordo

Cuando hasta el gorila te la mienta... igual y sí caes muy gordo

Crédito: fantástico

Publicidad

¿Qué te pareció?