¡10 Cosas de miedo que los niños les han dicho a sus padres!

Publicidad

Casi todo mundo generalmente aman a los niños y es que, sin duda, son la misma inocencia personificada, la esperanza de nuestro planeta, el futuro que le espera a la humanidad. Además, nos encanta la imaginación que tienen, y nos hacen recordar nuestra propia infancia, cuando todo se veía muy diferente a través de nuestros ojos infantiles y de nuestro ingenio particular que hacía de la realidad un juego que pensábamos duraría toda nuestra vida.

 

Pero no hay que dejarnos engañar por completo. Hay niños que, a veces, por el comportamiento que tienen o por lo que dicen, bien pueden sacarnos un tremendo susto o simplemente darnos miedo. ¿Por qué un niño? Porque todos los niños tienen una mente genial pero aún incomprensible, una capacidad única que los hace parecer de otro mundo. Por eso, cuando nos dicen algo fuera de lo normal, nos puede provocar hasta escalofríos.

 

¿Acaso no les gustaría conocer algunos ejemplos de aquello a lo que me estoy refiriendo? Si este es el caso, entonces no se pierdan hasta confesiones de padres que nos cuentan lo que alguna vez dijeron sus hijos y que, estoy seguro, harán que te dé mucho miedo.

Publicidad

1. Hablar con ángeles

Hablar con ángeles
0
0 Votes

Crédito: upsocl

“Cuando mi hermano era pequeño actuó como si tuviera hablando con ángeles a cada segundo. Un día mi madre lo escuchó decir: ‘¡No puedo matarlo! ¡Es mi único padre!”


2. Confesión

Confesión
0
0 Votes

Crédito: upsocl

“Mi hijo me dijo con la más dulce de las voces, en un tono consolador: ‘No te preocupes mamá, nunca te asesinaré’.”


Publicidad

3. El hombre de la enredadera

El hombre de la enredadera
0
1 Votes

Crédito: upsocl

“Desde los 3 años, mi hijo siempre me habla acerca del ‘Hombre de la enredadera’ que vive en mi madre y en la recámara de papá. Él lo mira después de que los visita. Cometí el error de preguntarle una vez cómo se ve. Mi hijo dijo: ‘Oh, él no tiene cara’.”


4. Tía Lisa

Tía Lisa
0
0 Votes

Crédito: upsocl

“Mi mejor amiga Lisa murió cuando yo estaba embarazada de mi hija. Cuando mi hija tenía tres años, la escuché reír. Le pregunté: ‘¿De qué te ríes?‘ Ella dijo: ‘Tía Lisa está haciendo caras tontas y juega conmigo’.”