7 Cosas extrañas que alguna vez cayeron del cielo

Publicidad

¿A cuántos de nosotros no nos gusta mirar el cielo y quedarnos absortos viendo las nubes, el color azul, las aves y el infinito que se extiende mucho más allá de nosotros? Estoy seguro que la mayoría hacemos eso, pensando también, por ejemplo, en cuántas cosas podrían caernos desde las alturas, ya sea nieve, lluvia, granizo o hasta algo que simplemente no esperábamos.

 

Y es que a lo largo de la Historia ha habido cosas que caen del cielo como si se tratara de lluvia, pero que no lo es, en realidad es algo misterioso, inesperado porque, bueno, ¿cuántos de nosotros hemos presenciado, por ejemplo, una lluvia de gusanos? Menos mal que muy pocos, ¡Ha de ser asqueroso! Y sin embargo, hechos así de curiosos han pasado y han quedado registrados en la historia, claro, con su debida y posible explicación científica.

 

En esta ocasión, aquí te mostramos algunos otros ejemplos que estoy seguro te sorprenderán mucho y harán que no quieras bajar la mirada de las alturas. He aquí 7 cosas extrañas que alguna vez cayeron del cielo.

Publicidad

1. Nieve color sandía

Nieve color sandía
0
0 Votes

Crédito: taringa

En algunas partes de las montañas de Colorado se llegan a ver capas de nieve color sandía. Esto debido a que el color rojo es producido por unas algas de tamaño microscópico, según los expertos.

2. Gusanos

Gusanos
0
0 Votes

Crédito: taringa

En Jennings, Lousiana, llegaron a caer gusanos del cielo de manera insólita. Se cree que una tromba marina avistada en otra localidad pudo haber sido la causante de ese insólito hecho.
Publicidad

3. Carne

Carne
0
0 Votes

Crédito: taringa

En 1876, en un pueblo de Estados Unidos, un hombre fue testigo de una lluvia de carne de res. Según los datos, no hay nada que justifique ese testimonio, salvo que cerca de ahí había un matadero.

4. Latas

Latas
0
0 Votes

Crédito: taringa

En 1995, en Keokuk, cayeron del cielo cientos de latas de soda sin abrir. La explicación: Cerca de ahí hubo un tornado, así que se cree que éste arrastró muchos objetos, como las latas, lo cual podría explicar la inesperada lluvia de aluminio.