10 Malos hábitos que dañan terriblemente tu cerebro.

Publicidad

El cerebro, que es tal vez el órgano más importante del cuerpo, es como el mando de control de todo el cuerpo, el que manda y recibe señales, el que nunca duerme, el que guarda toda la información importante, el que nos permite procesar toda la información para poder ver, oír, percibir olores, texturas, sentir dolor, guardar memorias, etc. Prácticamente es el que hace todo, el que manda las señales para que todo funcione bien y el que las recibe para procesarlo todo, pero ¿qué podemos hacer para ayudarle a nuestro cerebro con toda esa carga de trabajo? ¿Y qué es lo que debemos evitar para dañarlo o deteriorarlo antes de tiempo?

En nuestra vida diaria podríamos estar llevando a cabo ciertos malos hábitos que son sumamente dañinos para nuestro cerebro y podríamos no saberlo, ni tampoco saber la magnitud del daño que le estamos haciendo a uno de los órganos más importantes que tenemos. Existen ciertas actividades o hábitos que deberíamos evitar por completo para no dañar nuestro cerebro, ni disminuir su rendimiento y mantenerlo lo más saludable posible.

Publicidad

1. No desayunar.

No desayunar.

Crédito: Pixabay.

Eso de que el desayuno es la comida más importante del día es muy verdadero. Y el saltar el desayuno daña mucho a nuestro cerebro, pues ya que has pasado toda la noche sin comer, el cuerpo necesita alimento, y los nutrientes del desayuno son realmente importantes para que el cerebro no se degenere.

2. No dormir bien.

No dormir bien.

Crédito: Mango Moderno.

No descansar tus horas correspondientes provocan la muerte prematura de las células cerebrales, así que tienes que hacer del dormir una de tus prioridades.

3. Consumir mucha azúcar.

Consumir mucha azúcar.

Crédito: Skinnyms.

Muchos alimentos y bebidas tienen azúcar, pero demasiada azúcar es dañina para el cerebro, ¿por qué? el azúcar daña la absorción de nutrientes y esto provoca desnutrición, lo que puede conducir a trastornos cerebrales.

4. Comer demasiado.

Comer demasiado.

Crédito: Pixabay.

El sobrepeso que se produce por comer en exceso daña además del cuerpo, el autoestima y la energía mental, además de endurecer las arterias cerebrales.

5. Fumar.

Fumar.

Crédito: Pixabay.

Ya sabemos lo malo que es el cigarro, pero deberías tomarlo muy en serio, pues además de afectar severamente tus pulmones, también puede favorecer el desarrollo de la demencia o Alzheimer.

6. Cubrir tu cabeza al dormir.

Cubrir tu cabeza al dormir.

Crédito: Pixabay.

Tal vez te suene raro pero hacer esto evita que te oxigenes correctamente y además aumentas el riesgo de inhalar dióxido de carbono de más.

7. Aire contaminado.

Aire contaminado.

Crédito: Pixabay.

No podemos andar por la vida con máscara de oxígeno pero una correcta oxigenación ayuda al cerebro pues se requiere de mucho oxígeno y la inhalación constante de aire contaminado reduce el suministro correcto de oxígeno, que a la larga afecta la salud y el correcto funcionamiento del cerebro.

8. Hacer trabajar al cerebro estando enfermo.

Hacer trabajar al cerebro estando enfermo.

Crédito: Pixabay.

Al estar enfermo el cerebro necesita reposo porque no está al 100%, así que forzarlo a trabajar solo provocará que se reduzca la eficacia y que sufra daños a la larga.

9. Hablar poco.

Hablar poco.

Crédito: Pixabay.

Sí, hablar estimula al cerebro, el desarrollo y crecimiento, las conversaciones fortalecen al cerebro y aumentan su función.

10. No usarlo.

No usarlo.

Crédito: Pixabay.

Pensar, hacer actividades intelectuales y ejercitar el cerebro lo hace que se refuerce y mejore la salud. La falta de interés y reducción de actividad cerebral disminuye sus habilidades y capacidades.
Publicidad

¿Qué te pareció?