6 Mecanismos de defensa que usa tu mente sin que te des cuenta.

Imagen de Mitzi Arlene
Mitzi Arlene 18/11/2016 0 visitas

El cerebro humano es el centro del sistema nervioso, es un órgano muy complejo y realiza importantes funciones vitales. Además de realizar importantes funciones en nuestro cuerpo, también dentro de él, en la mente, puede haber otros tantos asuntos realmente difíciles de entender.

Nuestro cerebro o mente también trabajan mientras estamos dormidos, es decir, el cerebro nunca duerme y sigue al tanto de todo lo que nos sucede mientras estamos dormidos, desmayados o inconscientes.

Pero dejando atrás las funciones vitales del cerebro, nuestra mente también nos protege de situaciones externas, incluso sin que nostros nos percatemos de ello. Entrando en negación, en shock, ignorando detalles que están a simple vista, todo esto para protegernos de algún sentimiento, peligro o situación que nuestro cerebro y mente crean que nos hace daño.

Hoy te platicamos sobre estos 6 mecanismos de defensa que nuestra mente usa para protegernos en diversas circunstancias y de las que muchas veces no estamos al 100% conscientes de ellas, sin embargo, ahí están, protegiéndonos de muchos peligros y otras situaciones que nos hacen daño física y mentalmente.  

1. Negación.

Negación.
Este es uno de los mecanismos de defensa más sencillos. Significa que la persona se niega a aceptar ciertas situaciones o información que son dolorosos y se hace completamente de manera inconsciente.

2. Represión.

Represión.
Este también es fácil de entender, es cuando nuestra mente quiere reprimir o apartar sentimientos o pensamientos desagradables, incluso aunque se encuentren frente a tus ojos, tu mente los bloquea para evitar hacerte más daño. Es de mucha ayuda para escapar de ciertos problemas.

3. Proyección.

Proyección.
Es cuando para protegernos, tratamos de atribuir los malos sentimientos, ideas, deseos, etc, a otras personas. Culpando al resto de las personas de cosas que nosotros estamos haciendo pero queremos evitar reconocer. Aunque también esto tiene su lado bueno pues te ayuda a ser empático con los sentimientos de otras personas.

4. Distorsión.

Distorsión.
Esto tiene su base en la infancia, donde todo se califica solo como bueno y malo. Al crecer podemos además de ver lo bueno o lo malo, también darnos cuenta de otras perspectivas diferentes. Entonces el peligro está cuando divides las cosas en buenas y malas sin ver lo negativo en lo bueno y lo positivo en lo malo, lo que provoca una gran distorsión de la realidad.