7 Cosas que eran baratas y que ya son caras por culpa de los hipsters

Publicidad

Los hipsters son una de las tendencias más seguidas y, al mismo tiempo, criticadas en los últimos años. ¿Por qué? Bueno, por el estilo de vida que llevan, por la apariencia que tienen, así como por los gustos que ostentan con orgullo. Son personas alternativas, radicales y que, no obstante, en veces caen mal porque denotan cierta falsedad, así como mucha pose como podría esperarse de tantas otras modas sociales que modifican la manera de ver la vida en, sobre todo, los jóvenes.

 

Parte de los gustos de los hipsters son las cosas a las cuales no se les daba un uso más allá del común. Buscando determinada originalidad en sus acciones y estilos de vida, los hipsters modificaron un tanto el mercado, ya sea volviendo moda artículos viejos y de poco uso, o artículos comunes pero que aparentemente sólo servían para una cosa en específico.

 

El que suceda esto no necesariamente está mal, que quede claro, pero sí demuestra que basta que un artículo de consumo tenga popularidad o se vuelva moda, para que su precio se dispare más allá de lo ordinario.

 

Por ejemplo, aquí te mostramos 7 cosas que eran baratas y que ya son caras por culpa de los hipsters… ¿Es bueno o malo, qué opinas?

Publicidad

1. Bicicletas

Bicicletas
A todos nos gustan las bicis y está bien que la sociedad busque medios alternos para trasladarse. Pero que realmente las usen, pues, porque hay cada persona que sólo busca fingir una ideología comprando su bici y abandonándola o, de plano, volviéndola sólo un adorno en su sala.

2. Productos Artesanales

Productos Artesanales
Sea, por ejemplo, cerveza, comida, adornos, manualidades, etcétera… Los productos artesanales están en pleno boom y, por ende, el precio se disparó, pues muchas personas creen que por ser un producto artesanal su calidad es mucho mejor que cualquiera, cosa que no siempre es cierta y que, en estos casos, parece más moda que nada.

3. Café

Café
Ya lleva varios años a la alza el precio del café, pero nunca como ahora, gracias a compañías como Starbucks que no necesariamente manejan el mejor café del mercado, pero sí son los locales donde los modistas van a posar.

4. Artículos viejos

Artículos viejos
O vintage, como muchos les llaman. Ahora los bazares se dan lujos de vender a precio de nuevo, artículos usados y un poco inútiles, como máquinas de escribir, tocadiscos, teléfonos descompuestos, etcétera. Cosa que aún así no está del todo mal, porque a lo menos hay reciclaje.

5. Comida vegetariana

Comida vegetariana
Hay muchos nuevos platillos alternos a la carne, algo que beneficia a todos… ¿Pero alguna vez han ido a algún restaurante con comida vegetariana o vegana? ¡Los precios asustan! ¿Y en verdad lo valen? A mí me parece, más bien, oportunismo ante esta tendencia.

6. Semillas

Semillas
Son útiles, sí, tanto para el cultivo de bienes propios, como para llevar una mejor nutrición, sin embargo la demanda aumentó considerablemente, por lo que se disparó el precio de muchas semillas, por ejemplo, las semillas de chía.

7. Cajas recicladas

Cajas recicladas
Sí, esas cajas de madera donde generalmente llevan fruta y verdura, de la noche a la mañana se volvieron artículos indispensables para la decoración de interiores. Debido a la demanda, ahora ya hasta tiendas departamentales las venden a precios, claro, que nada tienen que ver con la realidad del artículo.
Publicidad

¿Qué te pareció?