Martina Big, la mujer que pasó de ser rubia a tener rasgos africanos.

Publicidad

Las cirugías plásticas no son malas, es cuestión de cada persona y de lo que a alguien le hace feliz; si te gusta tu nariz así como Dios te la dio, está bien, si no te gusta y puedes modificarla con una cirugía plástica, hazlo, no hay nada de malo en ello. Lo, tal vez, malo es ocultar que te hayas hecho cirugías y mientras al respecto como lo hacen muchas celebridades y también hacerse cirugías plásticas en exceso, porque como dice el dicho, todo en exceso es malo. Uno que otro arreglito no está mal, pero transformarse completamente en otra persona completamente diferente y que incluso parece una versión caricaturizada de esa persona, eso es lo que ya no está tan bien. Algo como lo que ha pasado con Martina Big, una mujer blanca y rubia que se sometió a miles de cirugías y tratamientos para transformarse en una mujer de rasgos africanos con grandes pechos y labios, piel morena y cabello oscuro y rizado.

Publicidad

1. Azafata.

Azafata.
0
0 Votes

Crédito: Adictivo 365.

Martina es una chica alemana que trabajaba como azafata.

2. Cambio.

Cambio.
0
0 Votes

Crédito: Adictivo.

Martina quiso dejar atrás su imagen natural para hacer un cambio de look pero se hizo mucho más que eso.

3. Adiós a la vieja Martina.

Adiós a la vieja Martina.
0
0 Votes

Crédito: Tinder Sorpresa.

Martina le dijo adiós por completo a su cuerpo, piel, rostro, cabello y todo para cambiarlos radicalmente.

4. Nuevos pechos.

Nuevos pechos.
0
0 Votes

Crédito: Botched.

Martina comenzó por aumentar sus pechos a tallas nada naturales y esto le dio el título de la mujer con los pechos más grandes de Europa.