Mira cuáles son las cosas que debes saber antes de cumplir los 40.

Publicidad

Estamos de acuerdo en que los años se pasan volando. Cuando menos te das cuenta, llegas a los 30, y en cuestión de nada, casi topas los cuarenta. Ya es hora, piensas, de dejar de trabajar para otros y abrir tu propia empresa. Es ahora o nunca.

La esperanza de vida ha aumentado en buena parte del mundo. Y eso ha traído consigo un fenómeno nuevo: el de la prolongación de la juventud. Piensa que en los tiempos de nuestros abuelos todo mundo se casaba a los veinte. A los treinta ya era unos honorables hombres mayores y a los cuarenta ya eran abuelos.

Sin embargo, aparejado con esa extensión de los años del relajo y el desparpajo, viene otro fenómeno no tan divertido: casi nadie se da cuenta de que tarde o temprano la vejez va a llegar y que si no has ahorrado para esa época de la vida, será un anciano desahuciado.

Nuestros padres, que han trabajado toda su vida, gozan de una pensión que cada vez más a regañadientes el gobierno accede a dar, pero nosotros somos la generación de la “no antigüedad acumulada”, de los futuros no pensionados, de los freelancers.

Es por eso que presentamos esta lista de las cosas que sí o sí tienes que hacer o saber antes de los cuarenta, la edad tope para tomar conciencia de las cosas (eso antes pasaba a los veinte años) y empezar a hacer algo por ti mismo.

Publicidad

1. Estudia todo lo que puedas

 Estudia todo lo que puedas

Crédito: Internet.

¿Has visto esas universidades privadas que ofrecen maestrías y doctorados los sábados y domingos llenas de señores y señoras buscando un posgrado? Sí, ellos se dieron cuenta muy tarde de que para jubilarse con una buena pensión era necesario tener otro título además del universitario. Piensa que a los treinta y tantos es muy buena edad para aspirar a algo más que una licenciatura y que el dinero que gastes en ella será para que, durante tu vejez, no tengas que andar contando los centavos para vivir el día a día.

2. Empieza a moverte

Empieza a moverte

Crédito: Internet.

El cuerpo ya no es el mismo. Cuesta trabajo reconocerlo pero es verdad. Ya te emborrachas con cinco cervezas cuando antes te podías pasar la noche entera bebiendo botella tras botella. A los veinte, probablemente, consideraba que el ejercicio era una pérdida de tiempo. Pero te aseguramos que a los treinta es una de las mejores actividades que puedes hacer en tu tiempo libre. Cualquier deporte que practiques es bueno para ahuyentar lo más posible a las enfermedades que el organismo va generando conforme los años pasan.

3. El maldito dinero

El maldito dinero

Crédito: Sputnik Mundo

Suponemos que ahora estás ganando más dinero que cuando recién saliste de la universidad. Pero al mismo tiempo tienes más gastos. Eso es lógico: entre más ganas, más necesidades acumulas. Pero también es verdad que muchos de esos gastos son innecesarios y contraproducentes. Si en lugar de gastarte 500 pesos al mes en cajetillas de cigarros, los ahorraras o invirtieras, no solo estarías mejorando tu salud y aspecto, estarías haciendo algo por vivir más cómodo, sin esos momentos apremiantes de final de quincena en que nadie trae un peso.

4. El amor no acaba

El amor no acaba

Crédito: Nancy Álvarez.

Olvídate de la canción de José José que alguna vez cantaste en una borrachera. Lo peor que puedes hacer es seguir idealizando a las personas y esperar que estas ofrezcan exactamente lo que estás buscando. Lo mejor que puedes hacer es cuidar tu relación, trabajar en ella todos los días, así como todos los días tomas agua o comes o vas al baño. La gente no tiene la obligación de estar con nadie ni de perder su valioso tiempo (el poco tiempo que vamos a estar en este planeta) con alguien que no aporte nada a su existencia.

5. No caigas en la tentación del estrés

No caigas en la tentación del estrés

Crédito: Internet.

El trabajo, para algunas personas, es una lápida que cargan sobre sus espaldas. Tú no te conviertas en eso. Ama lo que haces para que lo hagas bien y no se vuelva una condena. La mejor manera de alejar el estrés de tu vida (con todas las enfermedades que trae consigo) es gozar eso a lo que le dedicas tus horas, volverlo una pasión y no un trabajo, hacer llevadera tu existencia y la de los que te rodean para que tu buena vibra los alimenta y al revés.

6. Take it Easy!

Take it Easy!

Crédito: Internet.

Y finalmente, tómatelo con calma, no te lo tomes a pecho y goza todas las situaciones que se te presenten. De todas, incluso de aquellas amargas o dolorosas, hay algo que aprender para sacar lo mejor de nosotros mismos y madurar un poco más.
Publicidad
Imagen de DevStaffRS
DevStaffRS 11/08/2017 0 visitas

¿Qué te pareció?