Privilegios muy extraños que solo la Reina de Inglaterra puede ejercer.

Publicidad

Isabel II o Elizabeth II es la actual monarca británica y por tanto, reina de 16 estados soberanos que forman parte de la mancomunidad de naciones; Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Jamaica, Barbados, Bahamas, Granada, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tuvalú, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Belice, Antigua y Barbuda y San Critobal y Nieves. Es la principal figura política de los 53 países miembros de la mancomunidad de las naciones. En su rol específico como monarca del Reino Unido es a su vez la gobernadora suprema de la iglesia de Inglaterra. Además Isabel II es desde 2007 la monarca más longeva en la historia británica al superar a su tatarabuela, la reina Victoria y es en la actualidad la jefa de Estado más anciana del mundo. Así que todo eso y mucho más debía traerle algunos privilegios muy especiales a la Reina, privilegios que solo ella puede ejercer en su reino.

Publicidad

1. Viajar y viajar.

Viajar y viajar.
0
0 Votes

Crédito: Giphy.

Todos los pasaportes son emitidos en su nombre así que ella en realidad no necesita uno para viajar, puede ir de aquí para allá sin la necesidad de uno o de ser identificada.

2. Conducir sin límites.

Conducir sin límites.
0
0 Votes

Crédito: Giphy.

Al igual que los pasaportes, todas las licencias se expiden a su nombre por lo que ella tampoco necesita de una para conducir. Y sí que sabe sobre autos, durante la Segunda Guerra Mundial condujo algunas ambulancias e incluso trabajó como mecánica en el ejército.

3. Dueña de los animales marinos.

Dueña de los animales marinos.
0
0 Votes

Crédito: Giphy.

La reina es dueña de todos los delfines, esturiones y ballenas que se encuentren en los mares de Reino Unido, esto gracias a un decreto impuesto en 1324, ya que estas criaturas fueron considerados como peces reales.

4. Los cisnes también.

Los cisnes también.
0
0 Votes
Si la reina quiere un cisne de mascota puede tener al que quiera ya que todos los que se encuentren en el país o en el río Támesis, le pertenecen.